viernes, 31 de mayo de 2013

Natillas de Café y Cardamomo

He de confesar que no soy nada cafetera, creo que nunca me he tomado un café con hielo y menos aún un café sólo; tomo leche con un poquito de café descafeinado, lo justo para que la de color....pero si hablamos de postres, ahí si que me gusta! me encanta el tiramisú, el helado de café, la mousse de café, los caramelos de café....cualquier dulce que lleve café me pierde!! jj que cosa tan rara verdad?
Estas natillas tienen el toque justo de café, pues lleva muy poquita cantidad, y la nota diferente se la aporta el cardamomo, espero que os gusten.



INGREDIENTES
(para 5 copas como las que aparecen en las fotos)
50 gr. de azúcar
1 semilla de cardamomo
2 cucharaditas de café soluble descafeinado
1 cucharada rasa de maizena
2 huevos a temperatura ambiente
500 ml. de leche a temperatura ambiente


Seguro que ya os habéis encontrado en otras ocasiones con recetas donde uno de sus ingredientes es el CARDAMOMO. Para quién no lo conozca todavía, deciros que es una especia que se encuentra en forma de semilla. Existen tres variedades, blanco, verde y negro. Aporta un sabor cítrico y afrutado, aunque hay que usarlo con moderación pues podemos conseguir todo lo contrario.
Hay infinidad de recetas donde se puede utilizar tanto dulces como saladas, incluso  puede tomarse en infusión debido a las propiedades digestivas que posee.
Para utilizarlo, abre la vaina y se cogen las semillitas que hay en su interior.


Preparación:
THERMOMIX
Abrimos la vaina de cardamomo, extraemos las semillas y ponemos en el vaso con el azúcar y el café instantáneo y trituramos durante 30 segundos a V9.
Añadimos los huevos, la leche y la maizena y programamos 7 minutos-90º-V4.
Ya está!
Decoramos al gusto.

SIN THERMOMIX
Apartamos un vasito de leche y ponemos el resto a calentar hasta que rompa a hervir. Añadimos a la leche el café soluble y las semillitas de la vaina de cardamomo y dejamos infusionar fuera del fuego y tapado durante 10 minutos.
A parte, calentamos un poquito la leche reservada y agregamos aquí la maizena, removiendo bien hasta que no queden grumos.
En un bol a parte batimos bien los huevos con el azúcar; cuando estén bien mezclados, añadimos la mezcla de maizena y leche.
Una vez bien infusionada leche, la colamos y ponemos de nuevo al fuego; calentamos a fuego medio y vamos añadiendo poco a poco la crema anterior, sin dejar de remover con unas varillas, hasta que espese, pero sin dejar hervir en ningún momento. Hay que tener cuidado de que no se nos pegue, por ello, no hay que dejar de remover.
Llegados a este punto, apartamos del fuego y ponemos en los moldes elegidos. 

...by Patricia



7 comentarios:

  1. Que maravilla de natillas esto tengo que probarlo, bicos

    ResponderEliminar
  2. Qué vas a ser rara! o bueno, ya somos dos raras, como prefieras jajaja. Me encanta el flan de café y los caramelitos de café y en cambio jamás me tomo un café! Así que me llevo tus natillas que seguro que me gustan y con el cardamomo me han llamado mucho la atención.

    besitos

    ResponderEliminar
  3. Patricia tiene un blog extraordinario unas receta estupendas siga asin

    ResponderEliminar
  4. que buenas que deben estar las natillas con el toque de cardamomo ummmm, yo tampoco soy muy cafetera, pero confieso que desde que compré la dolce gusto, me he aficionado, pero casi siempre lo tomo descafeinado, y para desayunar eko, así que bueno, me las apunto!
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Pues a mí me encanta el café, y en postres el puntito que les da lo encuentro delicioso. Estas natillas no me las pierdo!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. El cardamomo siempre queda genial en la repostería y también en arroces y en el café, el té... nosotros lo usamos bastante. Probaremos tu receta que tiene una pinta estupenda. Saludos!

    ResponderEliminar